Declaración de Artista

Durante 33 años, mi obra ha estado siempre enfocada en el equilibrio de la esencia humana y el de la naturaleza.
En mi primera serie, Identidades sistémicas (1989-1991), la temática fue la denuncia de la injusticia social; Posteriormente decidí que mi obra no solo denuncie, sino que además evidencie procesos de superación de las adversidades, en la serie El yo consciente (2013-2014) que consiste en retratos testimoniales de personas resilientes de depresión, adicción, abandono, violación y muerte, trabajada en fotografía, video y texto. Así también en la serie El mensaje de las modelos a la humanidad (2017-2021) desarrollada en dibujo, retratos y desnudos de modelos de arte, en los cuales escribo sus respuestas a la pregunta ¿Cuál es tu mensaje a la humanidad?, con lo que completo un retrato integral: rostro, cuerpo, sentimiento y pensamiento de las modelos, que son portavoces de todos los seres resilientes.
Investigué el arte precolombino y la simbología de la concha Spondylus. El siguiente paso fue investigar la semiótica de las diversas nacionalidades amazónicas vivas, lo que dio origen a la serie Amazonía espiritual (1992 hasta la actualidad) trabajada en pintura, escultura y grabado.
Actualmente estoy trabajando en la serie Mi esencia en tus sentidos (1994 hasta la actualidad), desarrollada con una técnica de invención propia: papel de abacá hecho a mano fundido con cobre grabado.
El papel es elaborado a mano con fibras de abacá. Esta planta (Musa Textilis) rica en celulosa, es una palmera que sirve para restaurar suelos que han sido destruidos por monocultivos. Por esta razón, este papel simboliza a la naturaleza y a las fragilidades espirituales.
El cobre es grabado al aguafuerte y aguatinta y soldado con plata, simboliza a la industria y a las fortalezas materiales.
La semiótica amazónica grabada en el cobre representa al jaguar, la anaconda, la energía, la rana, el águila, la serpiente que son símbolos sagrados de la biodiversidad de este ecosistema único en el mundo, la Amazonía.
Al fundir el papel con el cobre, demuestro físicamente que la naturaleza es la que contiene a la industria y que las fragilidades se convierten en fortalezas y en consciencia espiritual.
Con el objetivo de concientizar que del equilibrio del ser profundo depende el equilibrio del planeta.
Antonio Romoleroux.